Romance en Acapulco

Sella tu amor en este romántico destino

Si bien durante décadas Acapulco ha sido sede de espectaculares bodas y memorables lunas de miel, en este destino el amor se favorece todo el año gracias a la belleza de sus escenarios, a los románticos atardeceres o al ambiente bajo las estrellas mientras la Luna ilumina la bahía.

¿Te imaginas una pedida de mano, al caer el sol, en Pie de la Cuesta?, el marco ideal para que parejas de todo México y otras partes del mundo, decidan dar ese importante paso, con el astro rey de testigo.

Y que decir de las bodas en la playa, Acapulco es pionero e impulsor de los enlaces a la orilla del mar, con ceremonias celebradas al reventar de la olas y fiestas inolvidables en donde tanto los novios, como los invitados, vivirán una boda de ensueño, como sacada de un cuento de hadas, pero con un toque tropical, con un clima envidiable y vista al mar, como en ningún otro lugar.

Acapulco cuenta con diferentes jardines, terrazas y salones, para llevar a cabo la recepción de bodas y otros eventos sociales, pero si de ceremonias religiosas hablamos, aquí encontrarás capillas en donde el “si, acepto”, toma otro sentido, pues, por ejemplo, la capilla de La Paz, te envolverá con su tranquilidad y bella arquitectura, además de lograr las mejores postales de novios al salir a su terraza con vista a la bahía; y qué decir de la capilla Del Atardecer, en donde los últimos rayos del sol se filtran por una simétrica cruz formada de vidrio, bañando a los novios con una cálida luz, justo en su enlace matrimonial; y si deseas que ese momento especial, se lleve a cabo en la zona Tradicional de Acapulco, la capilla María Puerta del Cielo, al interior del hotel El Mirador, es el lugar perfecto, con ventanales que te dejarán apreciar (y casi tocar) el mar.

Como podrás ver, en Acapulco se escriben las más románticas historias de amor, te invitamos a conocer cada rincón de este destino y descubre lo que tiene para ofrecerte y hacer de ese día especial, una fecha inolvidable.

Disfruta en pareja de un relajante masaje con aceites y flores, de un espumeante jacuzzi con vista al mar, de una cena romántica o solo de descansar juntos en una hamaca para vivir su propia historia de amor. ¡Ven y enamórate en Acapulco!

Ir arriba