Pádel, orgullo de Acapulco

Deportes

El juego que nació en Acapulco

Este deporte similar al tenis, pero con sus propias reglas, fue creado en la década de los sesenta por Enrique Corcuera
en su casa de Las Brisas, en Acapulco inspirado en el paddle tennis estadounidense.

De acuerdo con la Federación Mexicana de Pádel, este deporte surge alrededor de 1962, precisamente en el Puerto de Acapulco, cuando Corcuera incorpora a un frontón de su casa en Las Brisas, una pared opuesta al mismo de unos tres metros de altura, colocando una red en el medio y cerrando los costados de dicha pista con cuatro medias paredes bajas de medidas aproximadas 10 mts de ancho por 20 mts de largo, manteniendo una idea que había desarrollado años anteriores en el ESTIPAC en Jalisco, hacienda en la que Corcuera jugaba por las tardes en un frontón tradicional al que le colocó una red de tenis y lo cerró con unos muros bajos con las medidas que actualmente son las reglamentarias. Así este juego llamado originalmente Pádel Corcuera o Paddle Tenis hoy se conoce como Pádel.

En 1974, uno de los huéspedes de Corcuera: el Príncipe Alfonso Hohenlohe, quedó encantado con el juego, y, con características similares construyó una pista con algunas modificaciones. Así, en Madrid, el Club Puerta de Hierro construyó sus primeras canchas y, algunos años después, en la urbanización La Moraleja, gracias a 5 pistas el pádel se convierte en un centro de juego de muy buen nivel.

Tras su expansión a Argentina, durante 10 años el pádel fue conocido por pocos que veraneaban en Marbella, Acapulco y un pequeño grupo de argentinos.

El juego atraía cada vez más adeptos, así que importantes empresarios y deportistas comenzaron a promover y apoyar este nuevo deporte que tanto causaba furor, realizando los primeros eventos y contando con sponsors de gran nombre, así como obteniendo la cobertura de medios como la Revista El Gráfico y diarios nacionales La Nación y Clarín.

El Pádel empezó así su expansión y comenzaron a construirse pistas en los países limítrofes a España y Argentina; al sur de Brasil, Uruguay, Paraguay, Chile; y en Europa, en Francia e Italia, donde estaban interesados en que la gente pudiera sentirse atraída por este deporte.

Argentinos residentes en otros países también empezaron a promoverlo, instalando las primeras pistas y creando las Asociaciones Nacionales donde se empezaría a promover el juego en Italia, Canadá, Estados Unidos y Australia.

Sorprendidos por el auge que tenía el juego en Argentina, los hermanos Baigts, ex jugadores de Rugby, deciden desarrollarlo en Francia y construyen las primeras pistas al sur de Francia, en Toulouse.

Hoy el pádel ha empezado a extenderse por otros países de Europa, además de lugares como Dubai, Singapur, e India.

Ir arriba