ERIKA ZABA QUIERE TANTO, TANTO, TANTO A ACAPULCO … Y CADA DÍA UN POCO MÁS

La cantante, influencer y empresaria Erika Zaba, compartió con Visit Acapulco, el amor que siente por este destino de playa, los recuerdes que revive cada vez que está aquí y cómo ha disfrutado una a una las diferentes facetas de su vida, teniendo a Acapulco como testigo de cada una de ellas. 

 

Con la amabilidad y simpatía que la caracteriza en sus redes sociales, donde se muestra tal cual es, Erika nos recibió en el confort del “sky”, un espacio abierto del lugar donde vive, con albercas elevadas y una vista inigualable de la zona Diamante, donde, ya instalados, comenzamos la plática en la que desbordó amor por Acapulco

 

Nos compartió que Acapulco, fue el primer lugar al que sus papás las trajeron, a ella y sus hermanas, de vacaciones, motivo por el cual le tiene un cariño muy especial a esta playa del pacífico mexicano, pues los mejores recuerdos de su infancia, los tiene aquí, donde aprendió a amar la vida en compañía de su familia.

Acapulco, el refugio de Erika tras la separación de OV7

Ya adentrados en las anécdotas, Erika no pudo evitar emocionarse al recordar, cómo fue que Acapulco, le ayudó a salir de la depresión en la que estuvo tras la primera separación de la agrupación OV7, de la que es integrante desde que tenía 11 años de edad, hallando en este destino un refugio dónde se reencontró con ella misma.

 

Preparó maletas y se lanzó a la aventura, sin fecha de regreso, y cuando se dio cuenta, ya llevaba más de dos meses aquí, lo que le permitió conocer otro Acapulco, conocer a su gente, y aprender a disfrutarlo ahora como una mujer adulta, en compañía de sus amistades más cercanas.

Erika, verdadera conocedora de la gastronomía de Acapulco

A lo largo de la entrevista, Erika nos fue relatando las diferentes etapas en las que ha disfrutado de Acapulco, desde los bellos recuerdos de infancia, hasta ahora que, como madre y esposa, goza junto con su familia de todo lo que este paraíso le ofrece, pero algo que definitivamente la tiene enamorada, es la gran y variada gastronomía del bello puerto.

 

Conocedora de la comida típica de Acapulco, la intérprete de “Te quiero tanto, tanto”, nos confesó que su platillo favorito del puerto es el pozole verde y que disfruta comerlo cada jueves, como lo dicta la tradición guerrerense, pero además, admira y reconoce también la cocina internacional y los restaurantes gourmet que tiene este destino, destacando que en Acapulco, encuentras de todo tipo de comida, algo que definitivamente la hace muy feliz. 

“No hay quien no venga a Acapulco, y no se enamore de lo que vives aquí”: Erika Zaba 

Entre risas, Erika nos confesó que Francisco Oliveros, su esposo, en un principio quería vacacionar en destinos como Valle de Bravo, pero ella, como buena embajadora de Acapulco, lo trajo al destino y literalmente, lo enamoró con la naturaleza, atardeceres, y el servicio, detalles que no se comparan con el ningún otro lugar turístico de México.  

“No hay quien no venga a Acapulco, y no se enamore de lo que vives aquí”, fue una de las frases con las que Erika comprendió lo que le había sucedido a “Fran”, quien ahora, a la mínima provocación, propone venir a pasar unos días acá.

 

Definitivamente, Erika es una gran amante de Acapulco, un destino que significa mucho para ella y que no dudamos que ahora, como madre, le herede ese mismo amor por el puerto a su pequeño hijo Emiliano, con quien por cierto, posó para nuestra cámara, dejándonos unas postales que te derretirán de amor, te invitamos a ver la entrevista completa en el siguiente video.

Ir arriba