EDUARDO PALAZUELOS Y EL ACAPULCO DE SUS SABORES

En medio de la selva tropical que envuelve al icónico restaurante Zibu, entrevistamos al chef internacional Eduardo Wichtendahl Palazuelos, mejor conocido como Eduardo Palazuelos, quien nos compartió que está próximo a publicar el libro Acapulco de mis Sabores.

 

Sobre el ejemplar, nos adelantó que será un libro muy especial con el que busca hacer un homenaje a Acapulco, compartiendo recetas exquisitas de nuestra gastronomía, pero además, fotografías poco conocidas de este destino de playa, de lugares donde él creció, como la famosa playa “Mimosa”, entre otros sitios que forman parte de su memoria personal, asimismo, busca homenajear a su madre, la reconocida chef Susanna Palazuelos, de quien heredó la pasión por la gastronomía y por sus raíces guerrerenses.

LALO DECIDIÓ APOSTAR POR ACAPULCO

En otro contexto, “Lalo” nos compartió que después de estudiar en el extranjero, sus familiares y amigos obviaron que montaría sus empresas en otros destinos como Miami, sin embargo, decidió volver a Acapulco y apostarle como empresario al puerto que lo vio nacer, fue así que se dedicó a poner su primer restaurante de nombre Salamandra, que aunque pequeño, pronto se hizo de fama entre los turistas, al grado de ser visitado por Luis Miguel y otras personalidades destacadas de aquél entonces; años después, se construiría el restaurante Zibu, donde uno de los principales retos fue, respetar la selva tropical del lugar para lograr una convivencia única entre el comensal y las bellezas naturales de Acapulco, arropados, por supuesto, por una vista inigualable a la bahía de Puerto Marqués.

SI TODOS LO CUIDAMOS, OLVIDENSE, HAY ACAPULCO PA´100 AÑOS: EDUARDO PALAZUELOS

Y si bien Palazuelos y su familia han estado acostumbrados al servicio de excelencia al turista, para Eduardo, es de suma importancia que el acapulqueño redescrubra este bello puerto, “… a mi lo que me preocupa, o lo que me ocupa, es que los acapulqueños que estén aquí en Acapulco, disfruten este lugar, que todos los días se levanten por Acapulco y que digan: hoy yo me voy a levantar por Acapulco y voy a hacer un mejor destino turístico, y voy a barrer mi callecita y voy a pintar mi casa, si veo a un turista, le voy a hablar bonito y lo voy a tratar bien, porque si nosotros estamos contentos viviendo en este paraíso, imagínense ustedes (los que nos visitan), se vuelven locos … y si todos lo cuidamos (a Acapulco), olvídense, hay Acapulco para 100 años”, puntualizó.

 

Sin duda, aunque Eduardo Palazuelos ha alcanzado el reconocimiento internacional como chef, nunca ha olvidado sus raíces, y para muestra, basta ver y escuchar cómo se expresa de Acapulco, cómo presume sus bellezas naturales, cómo contagia su preocupación por cuidarlo, y sobre todo, cómo, día a día, se levanta a construir, con su trabajo y dedicación, el mejor destino de playa de México, un legado que hereda a las generaciones venideras no solo de chefs, sino de acapulqueños orgullosos de su tierra. 

Ir arriba