Con una extensión cercana a las 3,160 hectáreas. Fué creado por decreto en el año de 1980 con el objetivo de mejorar el entorno ecológico del puerto en el área conocida como el anfiteatro de la bahía de Acapulco y el cerro Veladero, de importancia histórica. En este lugar predomina la vegetación de selva mediana y poblaciones aisladas de encinos; de entre los animales aquí presentes destacan las aves canoras y el águila pescadora, la iguana y la boa entre los reptiles. Un ascenso a ésta parte del antiguo Acapulco le permitirá observar en toda su amplitud el bello paisaje que rodea a este bello puerto.