El glamoroso Acapulco, un destino ideal para lunas de miel y escapadas románticas, pues siempre tiene algo para cada presupuesto. Situado en una espectacular bahía enmarcada por exuberantes montañas verdes que se sumergen en cálidas aguas, combinando la emoción de innumerables discotecas y restaurantes, Acapulco crea una ambiente exótico y atractivo para las parejas.

Un sinnúmero de celebridades han disfrutado durante mucho tiempo de este paradisíaco destino y han celebrado románticas lunas de miel. Elizabeth Taylor estuvo en este puerto con Richard Burton, su marido más famoso, y luego volvió a casarse y tuvo aquí su luna de miel con su tercer marido -Mike Todd- en 1957. John y Jackie Kennedy eligieron Acapulco para su luna de miel en 1953 y también lo hicieron Bill y Hillary Clinton en 1975. Hoy en día los visitantes pueden seguir sus pasos, eligiendo entre una variedad de estilos de alojamiento, restaurantes románticos y escenarios tropicales.
“Siempre esperamos dar la bienvenida a los recién casados y a las parejas en la búsqueda de una escapada romántica a Acapulco”, dice Pedro Haces, Presidente del Fideicomiso para la Promoción Turística de Acapulco. “Tenemos opciones para cada presupuesto y estilo, ya sea un hotel de lujo y privado o un hotel pequeño, tranquilo y escondido para una cena a la luz de las velas”.

Hoteles y Spas.

Lo primero a considerar para planear una escapada romántica a Acapulco es decidir dónde alojarse.
Con vistas a la playa de Caletilla, el Hotel Boca Chica, estilo retro de los años 50, y un restaurante con terraza de techo de paja, es una buena opción. El vigorizante spa del hotel utiliza un ingrediente holístico simple, natural, aromaterapia y métodos tradicionales para rejuvenecer después de un día en la playa. Uno de los hoteles románticos preferidos de Acapulco, Banyan Tree Cabo Marqués ‘simboliza la elegancia refinada. Las 45 villas sutilmente opulentas ofrecen impresionantes vistas al mar. Los huéspedes pueden disfrutar de restaurantes excepcionales y un maravilloso spa, con masajes de inspiración asiática.

Construido en 1957, Las Brisas Acapulco se ha convertido en un símbolo del glamour de la Era Dorada de la ciudad. Construido en las colinas de la bahía de Acapulco, la propiedad cuenta con paredes de piedra, cañones antiguos y vistas excepcionales. Las habitaciones con capacidad para familias con niños se agrupan en una sola área, ayudando a preservar el ambiente tranquilo y romántico para parejas en todo el resto del hotel. Algunas suites cuentan con albercas privadas o compartidas en cada una de las villas, baños parecidos a las de una gruta, con duchas de lluvia y paredes de roca. Un pequeño spa, sala de vapor y sauna y un espectacular club de playa con albercas de agua salada.
En la costa sur del estado de Guerrero, hacia la Laguna de Coyuca, el Hotel Punta Jamaica ofrece una escapada romántica rodeados de naturaleza. Las habitaciones gozan de impresionantes vistas al mar y la propiedad ofrece villas privadas con techo de palapa a lo largo de la Laguna de Coyuca, que ofrecen a las parejas el máximo aislamiento, con masajes disponibles para tratamientos en las habitaciones, en las terrazas del hotel o directamente en la playa al sonido de las olas del mar.

El refrescante moderno Hotel Encanto se erige como un sueño blanco vivo en la cima de la colina con vistas a la bahía de Acapulco. Sus amplias habitaciones, incluyendo una exclusiva alberca con una fabulosa panorámica al océano que establece el entorno adecuado para que las parejas románticas disfruten de una inigualable postal. El luminoso hotel ofrece un cine, un gimnasio y un relajante spa con tratamientos al aire libre para disfrutar del ambiente del Pacífico. El restaurante del hotel y el Sunset Bar son el lugar perfecto para que las parejas pasen una velada inolvidable.

Restaurantes y vida nocturna.

Los restaurantes permiten que las parejas románticas exploren Acapulco y se mezclen con los lugareños, ya sea para celebrar un romance a la luz de las velas o un refrescante descanso en la playa:
Tony’s Asian Bistro tiene platos de fusión francesa y asiática bajo la dirección del chef Erik Nguyen. El papel de Acapulco como el puerto donde llegaron galeones imperiales españoles trayendo especias orientales es honrado en Zibu, su cocina es una fusión tailandesa y mexicano-española. Los sabores italianos cobran vida en Becco Al Mare, una joya arquitectónica de cristal y madera, con una de las mayores selecciones de vinos italianos de Acapulco.

Otro bar de vinos favorito es el Carmeneré, con un ambiente informal y elegante cerca de la Casa de la Cultura de la Costera. Dentro del complejo de Las Brisas se encuentra el bar y restaurante Bellavista su forma media luna creciente que ofrece una elegante cena bajo las estrellas con vistas al Pacífico. La cocina de Kookaburra es una fusion animada de técnicas francesas y tradicionales de Acapulco y favoritos regionales mexicanos, todo servido en un ambiente luminoso y moderno, ahora ubicado en el centro comercial la Isla Acapulco Shopping Village.
.
Acapulco ofrece parte de la vida nocturna más vibrante de México, con antros como Palladium en el fraccionamiento Las Brisas, y Love, discoteca con deck al aire libre. Mientras que un clásico, que ha permanecido durante cuatro décadas, Baby O, un lugar de magia y glamour, donde las parejas y los amigos bailan toda la noche con un excelente restaurant para cenar despues de la fiesta. Las parejas románticas que gustan del canto y la música encuentran su lugar ideal en Siboney Piano Bar, conocido por su ambiente bohemio. Desde la salsa, hasta la música en vivo y los infinitos mojitos, el espíritu sensual y divertido de La Habana tienen su casa en el bar “Mojitos” frente a la playa condesa, se convierte en el lugar ideal para que las parejas bailen hasta el amanecer.

La Quebrada, hogar de los famosos clavadistas de Acapulco, es tan popular hoy como hace medio siglo. A veinte minutos se encuentra la playa de turismo ecológico Pie de la Cuesta, famosa por sus restaurantes de mariscos casuales, por su hermosa laguna que colinda con el mar, pero sobre todo por sus espectaculares atardeceres.

Pocos destinos ofrecen una oportunidad de ver la puesta del sol sobre el Pacífico como Acapulco con su ubicación en la costa oeste mexicana, señalando el comienzo de una noche romántica. Puesta de sol a caballo es una de las maneras más románticas de ver Acapulco, ya sea a lo largo de la zona hotelera frente a la playa o en Playa Revolcadero, con una vista lejana de la Bahía de Acapulco.

Justo al sureste de Acapulco, la Laguna de Tres Palos, una de las mejores zonas de observación de aves del estado de Guerrero, garzas y otros pájaros retozando entre los lirios y los florecientes bordes de las flores tropicales. Justo al lado de la costa está La Isla de la Roqueta, una isla cubierta de bosque tropical, su montaña central coronada por un faro, y un sitio popular para el snorkeling y el kayak. Las opciones son infinitas y Acapulco es sin duda un paraíso con un sinfín de ofertas románticas.